Lunes, 10 abril 2006
EL NACIONALSINDICALISMO, HOY.

Imagen

Cuando veo a mi Patria semidestruida entre el separatismo empobrecedor y el materialismo embacaudor, trato de recordar a Jos? Antonio Primo de Rivera en la miserable celda de Alicante, donde le recluy? el odio y la intransigencia de unos similares personajes a los que ahora nos desgobiernan.
?Cu?l ser?a su angustia al verse, no en el trance de dejar esta vida, que su condici?n de cat?lico convencido le empujaba a una mejor y eterna, sino por verse incomprendido:
?entre la sa?a de un lado y la antipat?a de otro. Que esa sangre vertida me perdone la parte que he tenido en provocarla, y que los camaradas que me precedieron en el sacrificio me acojan como el ?ltimo de ellos.?
Tenemos que leer y releer los textos de Jos? Antonio y entresacar su ense?anza. Hoy en el a?o del se?or 2006, no podemos seguir recluy?ndonos en nosotros mismos y perder la oportunidad de sacar a ESPA?A, de nuevo, del trance de muerte en que se encuentra.
Tenemos que abrirnos a todos los que les queda un vestigio de patriotismo. Hay que acercar a la juventud a la gran misi?n de regenerar la vida pol?tica y dar sentido a su vida intrascendente , lo cual les servir? no s?lo para que se sientan realmente libres, sino de paso contribuir?n a liberar a ESPA?A de estos poderes extra?os a su idiosincrasia.
Tenemos que recordar:? Ayer, por ?ltima vez, expliqu? al Tribunal que me juzgaba lo que es la Falange. Como en tantas ocasiones, repas?, aduje los viejos textos de nuestra doctrina familiar. Una vez m?s, observ? que much?simas caras, al principio hostiles, se iluminaban, primero con el asombro y luego con la simpat?a. En sus rasgos me parec?a leer esta frase: "?Si hubi?semos sabido que era esto, no estar?amos aqu?!" Y, ciertamente, ni hubi?ramos estado all?, ni yo ante un Tribunal popular, ni otros mat?ndose por los campos de Espa?a. No era ya, sin embargo, la hora de evitar esto, y yo me limit? a retribuir la lealtad y la valent?a de mis entra?ables camaradas, ganando para ellos la atenci?n respetuosa de sus enemigos.?
Es preciso que todos sepan ?QU? ES ESTO?. Que pretendemos cuando hablamos de NACIONALSINDICALISMO, qu? antes que matarnos por los campos y calles de ESPA?A, podamos reunir un fervoroso ej?rcito de camaradas bien formados, preparados y con la vista en el horizonte hoy oculto por los grandes nubarrones del odio y del enfrentamiento.
No podemos permanecer por m?s tiempo ahondando diferencias, en su mayor parte inventadas o sin s?lido fundamento. Es la hora de la Unidad de los falangistas y de los patriotas. No se trata de que nadie pierda su identidad, se trata de que ESPA?A gane.
Publicado por Lanzas @ 19:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios