Viernes, 14 abril 2006
Un 14 de abril de 2006


Hoy conmemoran algunos el nacimiento de la II Rep?blica en 1931, que fue engendrada con enga?o por los republicanos, que en muchos municipios ni concurr?an, y por miedo del que reinaba, abuelo del que tenemos ahora, que aprendi? que lo mejor es dejarse llevar por los republicanos, para seguir compitiendo en las regatas e ir aumentando el n?mero de nietos, por si en el futuro les demandan en alguna de las republiquitas en que se est? dividiendo ESPA?A.
Por una parte las elecciones no eran para determinar la forma de gobierno, eran municipales, y por otro el Rey que supo anteriormente utilizar Miguel Primo de Rivera como una especie de dictador para enderezar la situaci?n anteriormente, podr?a haber confiado en alguien, como hab?an hecho en Italia, para ir al lado de la reconstrucci?n nacional. Ni los unos ni el otro se portaron decentemente y lleg? la II REP?BLICA.
Jos? Antonio, como la mayor?a de los j?venes de entonces la acogieron con esperanza, porque ESPA?A necesitaba cambios profundos en su estructura estatal, para sacar a los campesinos y a los dem?s trabajadores de la situaci?n de miseria en que se encontraban.
Pronto la esperanza se trunc? en zozobra. Los marxistas empezaron a entender que hab?a llegado su hora, que hab?a que arrasarlo todo, como hab?an hecho en Rusia, para imponer la DICTADURA DEL PROLETARIADO, mandando a ?las masas? como ellos sarc?sticamente llamaban a la miseria espiritual y hasta material m?s espantosa. Las derechas entreguistas se quer?an revestir de un liberalismo sin freno (como ahora) para que les respetaran sus propiedades y sus carteras repletas gracias al trabajo de los espa?oles y a las herencias recibidas desde las ultimas posesiones en Am?rica y en ?frica.
Empezaron en 1934 con la revoluci?n de Asturias, y contin?o con los proyectos de separaci?n de Catalu?a y Vascongadas ( como ahora). Los falangistas, entonces bien dirigidos tomaron partido. No era esta Rep?blica la que necesitaba ESPA?A. Era preciso realizar la REVOLUCI?N NACIONAL, que salvara nuestras ra?ces y nuestra identidad como NACI?N. Eran precisos, si , grandes reformas en las estructuras del Estado. Los Sindicatos Nacionales ser?an el veh?culo para hacerlas. La SINDICACI?N de las Empresas y la nacionalizaci?n de los grandes servicios p?blicos era imprescindible. Pero el respeto a nuestra Religi?n cat?lica y a la propiedad privada generada por el trabajo intocables.
?Qu? peligro ve?an izquierdas y derechas en La Falange y en las JONS? Que su tranquilidad estaba alterada. Hab?a por un lado que destruir todo lo espa?ol y por otro hacerse con los servicios de una fuerza zipaya que salvara sus carteras y propiedades. Se empez? a asesinar falangistas por pregonar Arriba, se sigui? con los curas, se quem? conventos, se persigui? a los cat?licos a muerte y se encarcel? a todos los dirigentes de La Falange para no salir nunca m?s de las mazmorras con vida o hacerlo por poco tiempo. La situaci?n de destrucci?n era tal que o se mor?a o se rebelaba contra la muerte, y al menos con lucha.
El 18 de julio de 1936 fue algo cantado. Los militares, llamados por Jos? Antonio de forma reiterada, no pod?an dejar seguir el proceso de muerte a ESPA?A, para eso no hab?an sido educados en las Academias ni en los Cuarteles y se pusieron junto a La Falange y junto a otro grupos, pronto concurrentes con ella, a dar un golpe de mano: Se transform? en guerra civil, que en el pueblo no se quer?a por las traiciones de algunos, la indecisi?n de otros y la fuerte implantaci?n de las milicias de los partidos marxistas en otros lugares. La II Rep?blica hab?a muerto.
?Qu? se quiere resucitar ahora?
Publicado por Lanzas @ 19:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios